Campaña "12 meses, 12 oportunidades para cuidar tu salud bucodental”. Julio: traumatismos dentales

Campaña

Los Dres. Eugenio Grano de Oro y Gloria Saavedra colaboran este mes de julio en la campaña de la Fundación COEM. ¿Sabe la población qué hacer ante un traumatismo dental?

Los traumatismos dentales son lesiones muy frecuentes, tanto en dentición temporal como en dentición permanente. Según diferentes estudios, entre un 15 y un 35% de la población ha sufrido o sufrirá un traumatismo dental a lo largo de su vida.

Estas lesiones suponen un grave problema de salud para quien las sufre, ya que pueden llegar a producir la pérdida de dientes, con todas las repercusiones funcionales, estéticas y económicas que ello supone.

Las consecuencias de los traumatismos dentales pueden manifestarse a lo largo de mucho tiempo, por lo que es importante acudir al dentista para que realice un adecuado diagnóstico y seguimiento siempre que haya habido un traumatismo sobre un diente, ya sea temporal (de leche) o permanente. 

Una incorrecta actuación en el lugar del accidente puede condicionar el futuro del diente permanente traumatizado, por lo que es importante que toda la población conozca las medidas de actuación urgentes que deben adoptarse ante un traumatismo dental. Estas medidas son diferentes dependiendo de si el traumatismo afecta a dientes temporales o permanentes.

En dientes permanentes existen tres situaciones en las que una actuación temprana es fundamental para el pronóstico del diente: 

1. Si el diente sale de la boca (avulsión): Es el traumatismo dental que requiere una actuación más urgente. Lo mejor que podemos hacer es coger el diente por la corona (sin tocar la raíz) y volver a colocarlo en su sitio. Si tuviera restos, lavarlo con suero o leche (sin frotar), mantenerlo en su posición correcta mordiendo un pañuelo o una gasa y acudir pronto al dentista. Si no fuéramos capaces de hacer esto es fundamental mantener el diente en leche y acudir al dentista lo antes posible (antes de media hora) para que lo pueda volver a colocar en su sitio. Las posibilidades de éxito a largo plazo dependen mucho del tiempo que pase el diente fuera de la boca. 

2. Si el diente se mueve (luxación o fractura): Lo mejor que podemos hacer es intentar recolocarlo en su sitio, mantenerlo en su posición correcta mordiendo y acudir pronto al dentista. 

3. Si el diente se ha roto. Si podemos localizar el fragmento roto, en ocasiones es posible que el dentista pueda volver a adherirlo. Para favorecer la conservación debemos mantenerlo en medio húmedo (preferiblemente suero o leche).

En dientes temporales la actuación temprana debe ir encaminada a permitir la función masticatoria y evitar el riesgo de lesión del diente permanente que se está formando, por lo que es fundamental realizar controles periódicos hasta que se exfolie el diente temporal y erupcione el permanente en su lugar. Si el diente temporal se sale de la boca no está indicado volverlo a poner en su lugar, ya que podría dañarse el diente permanente. La Asociación Internacional de Traumatología Dental IADT dispone de una aplicación gratuita, traducida a múltiples idiomas, que nos recuerda los pasos a seguir ante un traumatismo dental.

ToothSOS Mobile App:

_ Google Play

_ App Store